jueves, 14 de mayo de 2020

Sequía produce muerte ganados en Hato Nuevo

Con pérdidas de más de 1.4 millones de pesos y una situación de incertidumbre, es el escenario en que viven unas 60 familias dependientes de la ganadería en la comunidad de Hato Nuevo, Los Alcarrizos, en Santo Domingo Oeste, debido a la muerte de más 40 reses en los últimos meses.

Los decesos se han generado por la falta de agua producto de la sequía que afecta al país, pero principalmente al impedimento para acceder a los alimentos vacunos, porque los establecimientos de expendio están cerrados por la cuarentena.

Dos de los afectados, Pedro Farías de 45 años y Víctor Salazar de 35, manifestaron estar desesperados, tristes y angustiados y piden al Gobierno buscar una solución viable a esta situación, ya que de continuar así, correrían el riesgo de que su producción desaparezca.
 
“Nos llena de impotencia ver como se nos mueren nuestro patrimonio (reses) en los establos y en el campo por la falta de comida y agua”, dijeron los miembros de la Asociación Agropecuaria La Unión.

Las vacas eran de doble uso, leche y queso. Una sola tenía la capacidad de generar más 30 galones de leche al mes, que representaban unos 6,000 pesos mensuales, es decir las 40 vacas equivalen a un ingreso de 240 mil pesos cada mes que ya no están generando.

Además, tanto Farías como Salazar, afirmaron a EL DÍA, que las fábricas de queso están paralizadas, porque las vacas que quedan no están produciendo la misma cantidad de leche. Dicho impase también ha desatado la paralización de unos 80 empleados que trabajaban en la finca del ganado, devengando entre 10 mil 15 mil pesos.

Según Salazar, quien llevan 10 años en el negocio, la escasez de comida para las vacas incrementa su mortalidad y deterioro, viéndose obligados a liquidarlas prácticamente a precio de “vaca muerta”, hasta por RD$3,000, cuando el valor real ronda entre los 35 mil y hasta 50 mil pesos.

“Por el deterioro de los animales tenemos que venderlas a los carniceros a precio ínfimo, para no perderlo todo, pero realmente es una situación profundamente difícil para nosotros y no sabemos qué hacer”, expreso Víctor Salazar.

Ambos manifestaron que están al borde de la desesperación porque sus ingresos se han reducido en más de un 80%. En el caso de Salazar, su espesa y sus tres hijos dependen de él y en este momento, según dijo, no está supliendo las necesidades habituales, ni el pago de los servicios. Además dijo que estar preocupado, porque no ha podido honrar sus pagos de tarjeta de crédito, fuente de financiamiento de su negocio.

En el caso de Farías, quien también tiene tres hijo, dijo que le parte el alma ver como sus empleados que tienen dependientes menores, están en “jaque” por la falta de ingresos.
Los trabajadores pidieron la intervención urgente del Presidente y el Ministro de Agricultura, para que vaya en su auxilio y les faciliten alimentos para sus ganados.

Igualmente solicitaron ser tomados en cuenta con el financiamiento, a través del Banco Agrícola y el FEDA, ya que el proceso de titulación definitivo los ha favorecido, otorgándoles títulos de propiedad por los cual están agradecidos.

“Esperamos que la otra parte de nuestros ganaderos y parceleros corran la misma suerte”, dijeron.

Pidieron a la Comisión de Alto nivel, que preside el Ministro Administrativo de la Presidencia, Gustavo Montalvo, que sean incluidos en los programas del gobierno “Quédate en Casa “y FASE, de unos 800 empelados, que debido a que por la pandemia del coronavirus, fueron enviados a sus hogares y están atravesando por una situación bastante difícil.

Los ganaderos de la Asociación Agropecuaria “La Unión” , quienes están organizado a través de la Cooperativa (UNACA), representada por las señoras Wanda y Olga Marte, dijeron esperar ser incluido dentro de las visitas sorpresas del presidente de la república Danilo Medina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Noticias Mas Leidas

Gobierno entregará 500 mil tabletas a estudiantes

Pagina Principal